En un mundo cada vez más dinámico y convulso, el multilateralismo y las organizaciones internacionales son una necesidad intrínseca a la escena internacional. Las contribuciones a esta obra, resultado de la Jornada celebrada con ocasión del XXX Aniversario del Máster en Estudios internacionales de la Universidad de Barcelona, analizan el derecho y la práctica de las organizaciones internacionales, en el ámbito universal y también desde una perspectiva regional. En sus páginas, se ponen de manifiesto las tensiones que afloran entre el racionalismo, que comporta la definición de bases jurídicas y procedimientos comunes, y los unilateralismos, que buscan salvaguardar intereses particulares. En este escenario, se impone una suerte de catarsis de las organizaciones internacionales que les permita cumplir su papel al servicio de la humanidad en el siglo xxi, en el convencimiento de su carácter esencial para una gestión sostenible, resiliente y transparente de los crecientes retos globales que enfrentamos.

LAS ORGANIZACIONES INTERNACIONALES EN EL SIGLO XXI. Ana M. Badia Martí. Laura Huisi Sancho (Dirs.) Ana Sánchez Cobaleda (Ed.). Pág.: 358. Edición: 2021. Editorial: Marcial Pons

$8.800,00
LAS ORGANIZACIONES INTERNACIONALES EN EL SIGLO XXI. Ana M. Badia Martí. Laura Huisi Sancho (Dirs.) Ana Sánchez Cobaleda (Ed.). Pág.: 358. Edición: 2021. Editorial: Marcial Pons $8.800,00

En un mundo cada vez más dinámico y convulso, el multilateralismo y las organizaciones internacionales son una necesidad intrínseca a la escena internacional. Las contribuciones a esta obra, resultado de la Jornada celebrada con ocasión del XXX Aniversario del Máster en Estudios internacionales de la Universidad de Barcelona, analizan el derecho y la práctica de las organizaciones internacionales, en el ámbito universal y también desde una perspectiva regional. En sus páginas, se ponen de manifiesto las tensiones que afloran entre el racionalismo, que comporta la definición de bases jurídicas y procedimientos comunes, y los unilateralismos, que buscan salvaguardar intereses particulares. En este escenario, se impone una suerte de catarsis de las organizaciones internacionales que les permita cumplir su papel al servicio de la humanidad en el siglo xxi, en el convencimiento de su carácter esencial para una gestión sostenible, resiliente y transparente de los crecientes retos globales que enfrentamos.